Planetas gaseosos del sistema solar

Gigante de gas

Los gigantes gaseosos son planetas muy diferentes al nuestro. Las palabras “gigantes gaseosos” ya nos dicen algo sobre su tamaño y composición. A diferencia de los planetas terrestres, cuya composición es rocosa, los gigantes gaseosos tienen una composición mayoritariamente gaseosa, como el hidrógeno y el helio. Tienen algo de material rocoso, aunque éste suele encontrarse en el núcleo del planeta.

Los cuatro primeros planetas desde el Sol, Mercurio, Venus, la Tierra y Marte, son terrestres. Los cuatro gigantes gaseosos (por orden de distancia al Sol) son Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Estos planetas son sólo grandes mundos de gas, por lo que no podemos caminar sobre ellos como lo hacemos aquí en la Tierra.

Otros nombres que podemos dar a los gigantes gaseosos son planetas gigantes o planetas jovianos. “Joviano” es de Júpiter, lo que indica que los otros tres planetas son similares a él. Aunque se les sigue llamando mayoritariamente gigantes gaseosos, se ha descubierto que Urano y Neptuno tienen composiciones diferentes.

Los planetas terrestres, incluida la Tierra, también se denominan planetas rocosos debido a la elevada presencia de silicatos y metales. El hidrógeno y el helio constituyen más del 90% de Júpiter y Saturno. Lo más probable es que tengan una capa exterior de hidrógeno molecular que rodea una capa de hidrógeno metálico líquido.

¿Qué planeta se conoce como planeta gaseoso?

Los gigantes gaseosos, como Júpiter o Saturno en nuestro sistema solar, están compuestos principalmente por helio y/o hidrógeno.

¿Cuáles son los gases del sistema solar?

En el Sistema Solar exterior, el hidrógeno y el helio se denominan “gases”; el agua, el metano y el amoníaco, “hielos”; y los silicatos y los metales, “rocas”.

¿Cuáles son los dos planetas gaseosos?

Los cuatro gigantes gaseosos de nuestro sistema solar son Neptuno, Urano, Saturno y Júpiter. También se les llama planetas jovianos.

Planetas enanos

Un gigante gaseoso es un gran planeta compuesto principalmente por helio y/o hidrógeno. Estos planetas, como Júpiter y Saturno en nuestro sistema solar, no tienen superficies duras, sino que presentan remolinos de gases sobre un núcleo sólido. Los exoplanetas gigantes gaseosos pueden ser mucho más grandes que Júpiter y estar mucho más cerca de sus estrellas que cualquier otro planeta de nuestro sistema solar.

  Movil sistema solar

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, nuestra comprensión de cómo se forman y evolucionan los planetas se basó en los ocho (o nueve) planetas de nuestro sistema solar. Pero en los últimos 25 años, el descubrimiento de más de 4.000 exoplanetas, o planetas fuera de nuestro sistema solar, cambió todo eso.

Los gigantes gaseosos, como Júpiter o Saturno en nuestro sistema solar, están compuestos principalmente de helio y/o hidrógeno. Los gigantes gaseosos más cercanos a sus estrellas suelen llamarse “Júpiter calientes”. Dentro de estas amplias categorías se esconde más variedad. Los Júpiter calientes, por ejemplo, fueron uno de los primeros tipos de exoplanetas encontrados: gigantes gaseosos como Júpiter, pero que orbitan tan cerca de sus estrellas que sus temperaturas se disparan hasta los miles de grados (Fahrenheit o Celsius). Estos grandes planetas tienen órbitas tan cerradas que provocan un pronunciado “bamboleo” en sus estrellas, tirando de sus anfitriones estelares hacia un lado y otro, y causando un cambio medible en el espectro de luz de las estrellas. Esto hizo que los Júpiter calientes fueran más fáciles de detectar en los primeros tiempos de la caza de planetas mediante el método de la velocidad radial.

Planetas terrestres

Un gigante gaseoso es un gran planeta compuesto principalmente por helio y/o hidrógeno. Estos planetas, como Júpiter y Saturno en nuestro sistema solar, no tienen superficies duras, sino que presentan remolinos de gases sobre un núcleo sólido. Los exoplanetas gigantes gaseosos pueden ser mucho más grandes que Júpiter y estar mucho más cerca de sus estrellas que cualquier otro planeta de nuestro sistema solar.

  Maqueta sistema solar giratorio

Durante la mayor parte de la historia de la humanidad, nuestra comprensión de cómo se forman y evolucionan los planetas se basaba en los ocho (o nueve) planetas de nuestro sistema solar. Pero en los últimos 25 años, el descubrimiento de más de 4.000 exoplanetas, o planetas fuera de nuestro sistema solar, cambió todo eso.

Los gigantes gaseosos, como Júpiter o Saturno en nuestro sistema solar, están compuestos principalmente de helio y/o hidrógeno. Los gigantes gaseosos más cercanos a sus estrellas suelen llamarse “Júpiter calientes”. Dentro de estas amplias categorías se esconde más variedad. Los Júpiter calientes, por ejemplo, fueron uno de los primeros tipos de exoplanetas encontrados: gigantes gaseosos como Júpiter, pero que orbitan tan cerca de sus estrellas que sus temperaturas se disparan hasta los miles de grados (Fahrenheit o Celsius). Estos grandes planetas tienen órbitas tan cerradas que provocan un pronunciado “bamboleo” en sus estrellas, tirando de sus anfitriones estelares hacia un lado y otro, y causando un cambio medible en el espectro de luz de las estrellas. Esto hizo que los Júpiter calientes fueran más fáciles de detectar en los primeros tiempos de la caza de planetas mediante el método de la velocidad radial.

Tipos de planetas

ResumenSe cree que la estructura orbital del Sistema Solar fue esculpida por un episodio de inestabilidad dinámica entre los planetas gigantes1,2,3,4. Sin embargo, el desencadenante de la inestabilidad y el momento en que se produjo no se han establecido con claridad5,6,7,8,9. La modelización hidrodinámica ha demostrado que, mientras el disco protoplanetario gaseoso del Sol estaba presente, los planetas gigantes migraron hacia una configuración orbital compacta en una cadena de resonancias2,10. Aquí utilizamos simulaciones dinámicas para mostrar que la inestabilidad de los planetas gigantes fue probablemente provocada por la dispersión del disco gaseoso. A medida que el disco se evaporaba de dentro a fuera, su borde interior se barrió sucesivamente y perturbó dinámicamente la órbita de cada planeta por turno. El desplazamiento orbital asociado causó una compresión dinámica de la parte exterior del sistema, desencadenando finalmente la inestabilidad. Las órbitas finales de nuestros sistemas simulados coinciden con las del Sistema Solar para un rango viable de parámetros astrofísicos. Por tanto, la inestabilidad de los planetas gigantes tuvo lugar cuando el disco gaseoso se disipó, lo que, según las observaciones astronómicas, ocurrió entre unos pocos y diez millones de años después del nacimiento del Sistema Solar11. La formación de los planetas terrestres no se completó hasta después de esa inestabilidad planetaria gigante12,13; los planetas terrestres en crecimiento pueden incluso haber sido esculpidos por sus perturbaciones, lo que explica la pequeña masa de Marte en relación con la Tierra14.

  Actividades del sistema solar
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad